sábado, 20 de agosto de 2016

Mi opinión sobre… Netoge no Yome wa Onnanoko ja Nai to Omotta




Uno de los animes que más me gustó de la temporada de primavera, Netoge no Yome Wa Onnanoko ja Nai to Omotta, a partir de ahora conocido como Netoge, (en serio… ¡No entiendo a los japoneses y su manía de poner títulos larguísimos a sus series! XD)

Con tan sólo 12 capítulos nos cuenta la historia de Ako, una chica que nunca ha sido muy social y se refugia en el mundo de los videojuegos… Llegando al extremo de pensar que lo que pasa en el juego ocurre en la realidad. Y ahí es donde entra nuestro protagonista masculino, Russian (o Hideki Nishimura en la vida real), quien se casa con ella en el videojuego… Lo que le hace pensar a Ako que están casados en la vida real. Russian tratará de enseñarle que la vida real es diferente al videojuego… Sin darse cuenta que poco a poco tendrá sentimientos por Ako

Hay que tener en cuenta que este anime está basada en una serie de novelas y luego en la adaptación del manga, pero yo sólo hablaré del anime porque es lo que he tenido el placer de ver.

Por lo tanto, no hablaré de las imágenes ecchi que se encuentran del… ¿manga? Creo que son, porque por suerte en el anime no se abusa de eso. Dicho eso, comienzo. 




Diseño y animación de la obra

Si hay algo en esta serie que no se puede reprochar, son los diseños y la animación. En los 12 capítulos está a un gran nivel, y todas las protagonistas están muy bien diseñadas y diferentes entre sí.
Y la animación, como ya he comentado, es muy buena en todo momento, no baja de nivel y las expresiones de los personajes son realmente bonitas y muy visuales, a lo que un anime de estas características se le agradece.

¿Tiene algo de ecchi? Sí, pero muy poco. A comparación del que le podrían haber sacado a la obra, no tiene casi nada y no se hace pesado. Si has soportado el ecchi de por ejemplo Fairy Tail, este es muy sencillo de soportar XD.

 Las escenas de batalla también están muy bien, así que realmente en este punto no hay nada que reprochar. 






Historia

Pues la verdad, si algo me atrajo de este shojo por encima de otros, fue su historia. Y el que te mezclaba el mundo virtual con el real aunque no excesivamente. No es ni mucho menos un SAO, las escenas del mundo virtual existen para apoyar a la pareja principal y que ocurran sucesos que ayuden a la protagonista y al protagonista a madurar y ver las cosas de formas diferentes.

Porque mientras Ako piensa que la realidad y el videojuego no es diferente, Russian piensa que están totalmente diferenciados cuando no es del todo verdad, ya que como veremos… Sus sentimientos son reales en el juego y la realidad.

Sus compañeras de viaje en el juego y el colegio también ayudan a darle dinamismo a la serie, apoyando en todo momento a la pareja y siendo personajes muy divertidos y que aportan diversión y diferentes puntos de vista a la trama.

Los capítulos muchas veces son ‘auto conclusivos’ por decirlo de alguna manera, las tramas como mucho duran dos capítulos y luego pasan a otra cosa mientras los sentimientos siguen desarrollándose. Está muy bien, porque si quizás una trama no te gusta, no vas a estar viéndolo muchos capítulos como podría pasar en otro shojo.

Luego también es, que aparte de ser una historia bastante típica, por así decirlo, ‘la chica anti social que no quiere ir a la escuela o abrirse’ con ‘el chico que tratará de ayudarla’, está muy bien, porque sus personalidades están definidas y van madurando, sobre todo Ako, al ver lo que es capaz de hacer Russian por ella, lo que hará que más de una quiera a un Russian para ella (yo incluida XD).  




El desarrollo del amor

Igual que en un shonen es importante destacar las escenas de acción, en un shojo es importante destacar como se desarrolla el amor. Me gustó porque no se desarrolló ni muy lento ni muy rápido, mientras que Ako estaba ya enamoradísima desde el principio, Russian al principio no, luego lo niega… Y luego lo admite, tratando de que Ako sea su novia en el mundo real. 

Me gustó mucho, pues no se tiró 11 de los 12 capítulos sin tener claro sus sentimientos, sino más bien al revés lo que es un punto extra… Por que sabemos que a veces, sobre todo el chico, tarda demasiado en darse cuenta de sus sentimientos. Un factor negativo es que no se dan ni un solo beso… Y cuando están a punto ¡BAM! Lo interrumpen. ¡Dejaron al espectador con cara de tonto! Muy mal por esa parte, en un shojo siempre tendría que haber aunque fuera un besito, por favor. 



Personajes

Como ya he comentado, el diseño me parece genial, ya que cada personaje es muy distinto entre sí, así que por esa parte no me quejo.

En personalidad, como ya he dicho, son personajes bastante típicos. Russian es el típico chico perfecto, no al punto de Kirito, pero si te lo muestran como alguien bastante ideal.

Ako es la chica mona y bastante inocente pero celosa, que yo creo que causa bastante gracia.

Akane es otra de las protagonistas, la típica amiga plana que tiene cualquier manga que se precie ahora que las lolis están tan de moda XD. Me gustó mucho su personaje porque su problema personal es que es una otaku gamer que vicia demasiado… Pero no quiere que nadie lo sepa, lo que ocasionará más de una situación graciosa.

Kyoh, o más conocida como Master, es tal y como dice la líder del gremio y la líder del comité estudiantil… Lo que hace que no tenga ni un solo amigo. A parte, es rica así que suele querer comprar objetos Premium para el juego lo que también dará bastantes situaciones graciosas con ello.

Después de este pequeño resumen, se puede ver que no hay ningún personaje que sea realmente muy original, pero cumplen su papel y consiguen que ninguno sea muy odiado ni nada por el estilo como puede pasar en series de este estilo. Típicos, sí, pero funcionan. 




Conclusión

La verdad es que a día de hoy es uno de mis animes favoritos de 2016, porque era un anime que no esperaba nada de él, que simplemente vi la imagen promocional, el argumento y llamó mi atención viendo los capítulos… No arrepintiéndome para nada. Me da lástima que quizás la serie da para una segunda temporada, pero veo complicado que la puedan hacer.

No es, ni de lejos, la mejor serie o el mejor shojo del mundo, pero entretiene muy bien y mantiene una muy buena calidad en cada capítulo. Así que, para quien quiera ver un anime para distraerse, pasárselo bien y reírse un ratito con las locas aventuras amorosas de Ako y Russian en este amor tan peculiar.

Lo mejor…

· Mantiene la calidad toda la serie, tanto por la trama como por la animación y dibujo.

· Personajes muy divertidos y encantadores que te harán querer seguir viendo capítulos.

· Ese toque de rol que le meten a la serie, hace que sea un poco distinta a la típica comedia/romance escolar.

Lo peor…

· Es un shojo, pero no llega a ver un beso en toda la obra.

· Los dos protagonistas (sobre todo Russian) son dos clichés con patas.

· Quizás se echa en falta una segunda temporada que me parece que no la vamos a ver.



Nota – 8. Un anime, como ya he comentado, que no es el más especial ni innovador… Pero que consigue enganchar y ver más. ¡Recomendado a todos!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada